Home Gestión La reducción del flujo sanguíneo miocárdico es una nueva pista sobre cómo COVID-19 está afectando el corazón

La reducción del flujo sanguíneo miocárdico es una nueva pista sobre cómo COVID-19 está afectando el corazón

by posizionarte
0 comment

Los pacientes con COVID anterior pueden tener el doble de probabilidades de tener células endoteliales no saludables que recubren el interior del corazón y los vasos sanguíneos, según una investigación recientemente publicada por Houston Methodist. Este hallazgo ofrece una nueva pista para comprender el impacto de COVID-19 en la salud cardiovascular.

En un nuevo estudio publicado hoy en JACC: Cardiovascular Imaging , los investigadores del Houston Methodist examinaron la salud de la microvasculatura coronaria de 393 pacientes con infección previa por COVID-19 que tenían síntomas persistentes. Este es el primer estudio publicado que vincula la reducción del flujo sanguíneo en el cuerpo y el COVID-19.

Usando una herramienta de imágenes ampliamente disponible, llamada tomografía por emisión de positrones (PET), los investigadores encontraron una disminución del 20% en la capacidad de dilatación de las arterias coronarias, una condición conocida como disfunción microvascular. También encontraron que los pacientes con infección previa por COVID-19 tenían más probabilidades de tener una reserva de flujo miocárdico reducida, y cambios en el flujo sanguíneo en reposo y estrés, que es un marcador de mal pronóstico y está asociado con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares adversos.

«Nos sorprendió la consistencia de la reducción del flujo sanguíneo en los pacientes posteriores a la COVID dentro del estudio», dijo el autor correspondiente Mouaz Al-Mallah, MD, director de PET cardiovascular en Houston Methodist DeBakey Heart and Vascular Center, y presidente electo de la Sociedad Estadounidense. de Cardiología Nuclear. «Los hallazgos traen nuevas preguntas, pero también nos ayudan a guiarnos hacia un mayor estudio del flujo sanguíneo en pacientes con COVID-19 con síntomas persistentes».

La disfunción e  de  es un signo bien conocido de infección aguda por COVID-19, pero se sabe poco sobre los efectos a largo plazo en el  y el sistema vascular. Al principio de la pandemia, las investigaciones indicaron que la COVID-19 comúnmente podría causar miocarditis, pero ahora parece ser un efecto raro de esta infección viral.

Un estudio reciente de los Países Bajos encontró que 1 de cada 8 personas tenía síntomas persistentes después de la COVID-19. A medida que los médicos siguen viendo pacientes con síntomas como dificultad para respirar, palpitaciones y fatiga después de su recuperación, se desconoce en su mayoría la causa de la larga duración de la COVID.

Se necesitan más estudios para documentar la magnitud de la disfunción microvascular e identificar estrategias para un diagnóstico y manejo temprano apropiado. Por ejemplo, la reserva de flujo miocárdico reducida se puede utilizar para determinar el riesgo de un paciente cuando presenta síntomas de enfermedad arterial coronaria por encima de los factores de riesgo establecidos, lo que puede volverse bastante relevante en el tratamiento de una COVID prolongada.

Los próximos pasos requerirán estudios clínicos para descubrir qué es probable que suceda en el futuro a los pacientes cuya salud microvascular se ha visto afectada por la COVID-19, en particular aquellos pacientes que continúan teniendo síntomas persistentes o una COVID prolongada.


Más información: Ahmed Ibrahim Ahmed et al, Salud microvascular coronaria en pacientes con infección previa por COVID-19, JACC: Imágenes cardiovasculares (2022). DOI: 10.1016/j.jcmg.2022.07.006
Proporcionado por Houston Methodist

You may also like

Leave a Comment